sábado, 6 de septiembre de 2008

De Borges y Yo


...Suelo soñarme como el sueño de un dios menor que por aburrido o capricho en una noche creó. Necesitaba a alguien a quien querer... Otras veces me siento fruto de su frustración. Creada con el propósito de veneralo, de manipularme para cumplir sus deseos. En esos momentos ínfima y esclava de los designios de un malévolo, caprichoso y aburrido dios menor. Duermo sin soñar.


Y es allí cuando creo que no existe tal cosa como Borges y yo.
Es irónico creerme la imagen de un ciego incapaz de recordar su propio rostro....
Sin embargo, me hace feliz que somos al final cómplices de un mismo sueño...

3 comentarios:

gabrielWoltke dijo...

me descargue los libros de Borges y no termina de gustarme ni siquiera encuentro por cual empezar a leerlo.

Igual yo soy rojo, le voy a Sabato jajajajaj
otro abrazo

Vanessa Núñez Handal dijo...

Fijate que ahorita estamos leyendo a Borges con mis alumnos de psicología y están fascinados... creo que descubrir a Borges es una de las grandes cosas que le pasan a uno en la vida. Salud pues!

Chicaborges dijo...

Gabriel, Borges es casi siempre amor a primera vista. Pero te recomiendo un par...sobre todo del libro de Arena: Ulrica (único cuento de amor de Borges), el libro de arena y el otro. Tengo los diálogos de Borges con Sábato...buenos buenos.

Vanessa: Borges llega para quedarse... y jamás deja de sorprender.