jueves, 23 de agosto de 2007

Una tarde de agosto con Ana



Fuimos mi sobrina, Ana, (algunos miembros más de mi familia) y yo hace dos sábados a la zona 1 estuvimos paseando en la Casa Ibarguen, luego al Edificio de Correos a ver la exhibición de Dario Escobar y por último fuimos a darle comida a las palomas de la Merced, toda una tradición familiar. Eran casi las dos de la tarde y todo estaba invadido por una calma poco usual y como siempre los ojos de los niños comiéndose las cosas con los ojos. Con ellos la realidad nunca es plana.

2 comentarios:

Duff Man dijo...

Qué linda la serie de fotos, ¿tú las tomaste?

Chicaborges dijo...

yo las tomé, tengo una secuencia preciosa (modestia aparte) alimentando a las palomas. Me encanta fotografiarla pero llego a enajenarla!!