miércoles, 14 de noviembre de 2007

En los días que cuesta respirar


Hay días en que literalmente el hecho de respirar cansa, cansa y aburre. Es como si uno necesitara los pulmones de alguien más para respirar profundo y pausado. Agarrar aliento en pocas palabras. Lo que me motiva a respirar a parte del pequeño detalle que es indispensable para vivir es que me gusta pensar en que cuando uno respira no sólo respira el humo de la camioneta, los malos olores o los perfumes baratos. Sino que en el aire están los suspiros, las risas, el olor a tabaco fino, todo tipo de rastros de beso, el calor generado de un abrazo bien puesto y que al aspirar nos llenamos un poco de esa energía…

Mis movimientos son lentos la mayor parte del tiempo, mi temperatura corporal es más baja que el promedio si mucho llego a los 36 C. lo que según yo hace mi metabolismo lento. Es como si todo me fuera más difícil digerir. Y esto no es sólo a nivel fisiológico, siento que también lo es a nivel emocional y psicológico. Es como si yo me quedara masticando por siglos las cosas que suceden. De repente creo que ya es asunto olvidado y zas algo lo dispara de nuevo y allí están bailando los esqueletos. Esa situación simplemente me desgasta, me desgasta al punto de no dormir, perder peso, humor, frescura, etc. ¿Alguien sabe cómo eliminarlos? Si me pongo de cabeza, rezo, una chilquiada, un destape de chakras, electroshocks…


Las sugerencias son bienvenidas.


2 comentarios:

Duff Man dijo...

Te refiero a una doc, amiga y ex novia:

http://quechilero.com/blogs/alejandra

Creo que Bohemia grabó una canción pensando en ti, una donde les sobra el miedo, un track 7 bien acústico.

Chicaborges dijo...

Gracias por compartir el torrente de sentimientos que hay en el blog. WOW. De pronto las palabras te unen y te sostienen.