sábado, 21 de marzo de 2009

De cerdos, pinochos, bendiciones y alegrías



A veces uno no sabe cuándo o cómo se rompió mucho menos cómo remendarse. En ciertas épocas la herida esde tipo emocional, otras veces física , existencial, en fin... A lo Borges uno trata de entender las causas y de pronto la vida es un Aleph donde todo espacio y tiempo confluyen y todas las cosas se viven al mismo timp. Mientras estoy en ese espacio infinito de sensaciones y pensamientos suena al fondo la canción de Pinocho:

Hasta el viejo hospital de los muñecos llego el pobre pinocho malherido,un cruel espantapájaros bandido lo sorprendió durmiendo y lo atacó. Llego con su nariz hecha pedazos, una pierna en tres partes astillada una lesión interna y delicada que el medico de guardia lo atendió.


A un viejo cirujano llamaron con urgencia y con su vieja ciencia pronto lo remendó,pero dijo a los otros muñecos internados todo esto sera en vano le falta el corazón.

El caso es que pinocho estaba grave en si de su desmayo no volvía y el viejo cirujano no sabia a quien pedir prestado un corazón.

Entonces llego el hada protectora y viendo que pinocho se moría le puso un corazón de fantasía y pinocho sonriendo despertó.

Pinocho, pinocho hay pobre pinocho.

Entonces llego el hada protectora y viendo que pinocho se moría le puso un corazón de fantasía y pinocho sonriendo despertó y pinocho sonriendo despertó.

Al finalizar se queda repiqueteando: sonriendo despertó...

Los últimos meses fueron extraños y llenos de revelaciones, traspiés, cansancio, miedo, incertidumbre y más miedo. Una tristeza infinita que se centraba en mis entrañas carcomía...

A lo Johnny Walker: me decía keep walking; a lo AA: un día a la vez y a lo Santa Teresa nada te turbe ni nada te espante.

Luego llegó a mis manos Murakami con su libro The Wind Up Bird Chronicle... que es un intento joyceano postmoderno y medio logrado. Había un párrafo que decía algo así: cuándo el agua te lleve hasta arriba sube hasta lo más alto, cuando te lleve para abajo llega hasta el fondo del pozo y cuando tengas que mantenerte quieto y en calma deja que la corriente te guíe.


Ahora estoy en ese estado de paz... y dejo que el río me lleve. Por fin puedo ver todas las maravillas de mi vida y de la vida (cursi coheliana) pero es cierto los sentidos volvieron a mi...por fin soy yo y mejorada...como diría JP la que es P... vuelve y con ganas...


En fin he recibido miles de muestras de cariño, solidaridad, ternura, paciencia, valor, amistad etc.

Esta semana recibí un par de objetos/símbolos que llegaron a terminar de alegrarme: Hoy me regalaron un amoroso cerdo a quien llamé Lorenzo en honor al espectacular boxer que alguna vez tuve...y que simbolizaba el puro y duro amor, ... puedo decir sin empacho que amo a los cerdos!! jaja. También recibí un corazón de cera lleno de luz. Puras bendiciones y alegrías.


Gracias Lissy, Paul, Michelle, Julito, RBK, Titi, mi familia & cia por toooodo. Han hecho las cosas más fáciles y llevaderas

3 comentarios:

Moniquita dijo...

Qué bueno que estés en estado de paz!! Cuántos darían todo por alcanzar ese estado, aunque fuera por momentitos en sus vidas! :o)

Te mando un gran abrazo y espero que un día -no muy lejano- nos podamos juntar para disfrutar juntas de nuestro estado de paz!!! Te quiero mucho!!!

Chicaborges dijo...

Gracias moniquita!! todo va tomando su rumbo

Julio Serrano dijo...

vamos lores, soplando las velas vea, ahí vamos, en el recorrido, bocinando de bus en bus... te quiero mucho lorenististilla...